3 SENCILLAS LECCIONES CONTRA LA IRA - Adelaida Coaching
864
single,single-post,postid-864,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

3 SENCILLAS LECCIONES CONTRA LA IRA

3_sencillas_razones_contra_la_ira

27 Nov 3 SENCILLAS LECCIONES CONTRA LA IRA

La vida nos muestra muchas veces una versión de sí misma que no nos gusta. Vivimos películas en las que tenemos un papel protagonista pero no nos daríamos un Goya por nuestra interpretación. ¡Incluso hay días que decimos que mejor no habernos levantado!

El resultado de esta forma de vivir es el enfado, en el mejor de los casos, o la ira en el peor. A día de hoy ya estamos muy acostumbrados a sentir ira y rabia, tanto es así que ya vemos normal que tras esa emoción aparezca el ataque. Lo que no solemos ver es que la tras la ira hay miedo, y si miramos con calma podemos decir que al final del arrebato no hay nada. Comprueba esto que te acabo de decir mirando a una niña o un niño con rabia que tras llorar y patalear sin poder cambiar lo que le ha sucedido se queda en silencio y finalmente en paz.

Y es que sentir ira nos hace tener un sentimiento de separación hacia el resto del mundo. Es una emoción que realmente se vive en soledad… ¡Te deja más sola/o que la una! Pero tras sentirnos así y no aceptarlo le echamos la culpa a otra persona. Simplemente pasamos la responsabilidad de nuestro sentir y luego atacamos. No te puedes enfadar a menos que creas que te han atacado, que por eso está justificado contraatacar y que además no eres responsable de ello.

En otras palabras, que otra persona merece ataque en lugar de amor, respeto e igualdad. ¿Cómo desmontar este pensamiento? Te invito a pensar que sólo tú eres responsable de cómo ves el mundo que te rodea, de cómo escuchas lo que te dicen y cómo interpretas los actos de otras personas hacia ti….por lo tanto el ataque no tiene justificación porque eres responsable de lo que crees.

Cada paso que das es un aprendizaje, de esto ya hemos hablado (incluye hipervínculo al post donde has hablado de ello). Pero, ¿te has parado a pensar que si estás aprendiendo es porque también estás enseñando?. Se dice mucho últimamente “la vida me enseña”. Pero la vida la forman las experiencias cuyos actores y actrices son personas. Por lo tanto, igual que “la vida” te enseña, tú también enseñas “en la vida de otras personas”. Enseñas en tu trabajo, en las personas que viven contigo, en tus amigos y en aquellas personas que se cruzan contigo durante un tiempo.

 

Hoy vengo a contarte que estás enseñando Maestría de la vida…

Tu vida y tus experiencias son seguro un ejemplo para otras personas. Seguro que alguien te daría un premio Goya por ser la mejor actriz revelación o ser el mejor actor protagonista. Alguien tomará tu vida como ejemplo y copiará, a su manera, algo de ti.

¿Qué lección quieres que aprendan de ti? Desde mi experiencia, no hay otra lección que no sea el amor. Ya te lo conté en el post 5 pasos para superar la sensación constante de miedo. Pero hoy, te has levantado de la cama y ¡tachán! te has convertido en maestra o maestro del resto del mundo, así que si ya sabes que el amor todo lo cura, ahora tienes que aprender a dar ejemplo porque “un gesto vale más que mil palabras”.

Lección 1: “Investiga”

Antes he dicho que la mayoría de las veces, tras la ira no hay nada. ¿Cuántas veces has sentido ira y no has tenido oportunidad de echarle la culpa de tu sentir a otra persona? Al menos un par de veces en tu vida seguro. ¿Qué has encontrado después de esta emoción? Nada, el silencio y eso es lo que te habrá ayudado a pasar página y no darle más vueltas al tema. Pues bien, ese es el ejemplo de que la ira no lleva a ningún sitio y sólo te provoca un sentimiento de separación hacia el resto del mundo y muchas veces te da soledad.

Investiga, siente y experimenta sobre la ira. Aprende dónde te lleva y qué saca de ti. Primero el ataque, el miedo, la soledad y luego…., investiga y me cuentas. Después comparte tu aprendizaje para que otras personas puedan aprender de ti.

Lección 2: “La mejor forma de aprender es enseñando”

Para tener paz, enseña paz para así aprender lo que es. De la misma manera, podríamos decir que para tener amor, enseña amor para así aprender lo que es. Pero no cabe ninguna duda, y a estas alturas ya lo sabes, que el amor y la paz van de la mano.

Aquellas personas que se sienten solas y no le daría un Goya a su vida y que sienten ira ya hemos dicho que tienen mucho miedo. Tienen miedo al abandono, creen en el ataque y en el rechazo. Esto es lo que perciben y esto es lo que enseñan.

Tú que quieres ser buena Maestra y buen Maestro puedes ir más allá. Date cuenta que una buena lección se aprende cuando esta produce cambios fundamentales y duraderos, pero primero se ha de fortalecer el deseo de cambiar. Así que cuenta, narra, escribe en Facebook, en Twitter o en Whatsapp el amor y la paz que sientes. Vive tu vida desde esa perspectiva. No te cortes y cuéntanos las cosas maravillosas que te pasan, danos pelos y señales.

Extiende tu experiencia y crea a un grupo de simpatizantes de TU VIDA y date un Goya o varios de vez en cuando. Necesitamos Maestras y Maestros del amor que enseñen y muestren una vida con paz, felicidad, respeto e igualdad.

Enseña y aprende a buscar el amor y la paz, así estimularás el deseo de cambiar a otras personas. Porque cambiar de motivación es cambiar de mentalidad y eso SÍ produce un cambio fundamental en otras personas.

Lección 3: “Mantente alerta”

Este tercer paso representa un avance respecto del segundo y es la conclusión lógica. Si te acabas de convertir en Maestra o Maestro de otras personas y ya te has puesto en marcha en tu tarea de colaboración con el resto del mundo no bajes la guardia y vigila de noche y de día… ¡No te vayas a venir abajo!

Este trabajo te va a producir unos nuevos sentimientos y emociones que necesitan un tiempo para anclarse a ti y dejar huella. Al fin y al cabo es una forma de vida y eso no se construye de la noche a la mañana. Recuerda que parte de ti sigue inmersa en una forma de pensar en la que tú aportas poco a los demás, así que manteniéndote alerta a favor de ser alguien que enseña algo cada día y da ejemplo al resto del mundo, es la única manera de tomar tu protagonismo.

El pasado martes de celebró el día internacional contra la violencia de género. Desde mi pequeña ventana al mundo, quiero dedicar el post de hoy a animar a que nos convirtamos en modelos de paz y amor en la sociedad que vivimos para que finalmente ya no quede ira en ningún ser humano.

¿Te ha gustado el post de hoy? Pues no te cortes y cuéntame todo lo que quieras sobre la ira, el amor y la paz.    

Feliz día

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario