¿AMOR O SUFRIMIENTO? - Adelaida Coaching
716
single,single-post,postid-716,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿AMOR O SUFRIMIENTO?

coaching_de_pareja

22 Sep ¿AMOR O SUFRIMIENTO?

Esta semana estoy especialmente contenta y feliz. Y es que el 24 de septiembre (ayer) fue mi aniversario de boda. El tercero. ¡Qué ilusión!

Llevo tres años casada y once en pareja. Si echo la vista atrás parezco otra persona y creo que definitivamente lo soy. El coaching y el crecimiento personal han hecho de mí una persona diferente y más feliz.  Desde que empecé a trabajar en mí misma y a buscar un camino mejor, una forma diferente de pensar y actuar he conseguido que mi vida sea más plena. He emprendido con Adelante Coaching, me quiero más y también he aprendido a querer más a las personas que forman parte de mi pequeño mundo, el del día a día, y entre esas personas está mi pareja.

Tras once años de una relación iniciada con “veintipocos”  creo que te podrás figurar que no todo ha sido maravilloso, también hemos tenido momentos y días  de enfados, reproches, rencores y malos entendidos varios. Aunque ahora puedo decir que todo eso forma ya parte del pasado, de una época que recuerdo con lejanía y con unos personajes que ni reconozco.

 

¿Quieres saber qué hice para renovar mi relación de pareja y ser muy muy feliz? Sigue leyendo…

Como te podrás imaginar hicimos procesos de coaching. Yo inicié el camino porque soy de la creencia de “predicar con el ejemplo” y mi chico, al ver mis cambios se subió al tren… En nuestro caso, los procesos fueron por separado incluso en años diferentespero las herramientas que me mandaba mi Coach las hacíamos en pareja.

Te puedes estar preguntando, ¿qué te hizo empezar un proceso de coaching de pareja? Pues bien, me di cuenta de que quería dejar emociones y sentimientos que tras ocho años de relación había ido almacenando en mi cabeza y en mi corazón y que salían a la luz de vez en cuando. Cosas sencillas, nada del otro mundo….cosas como “te fuiste con tus amigos, y te tendrías que haber quedado conmigo” o “yo hubiese querido hacer esto y al final hicimos lo que tu quisiste y… es que siempre soy yo la que acabo por ceder”. ¿Te suenan? Pues bien, ese tipo de reproches que  hacen que haya tensión, enfado y horas (o días) de mosqueo y sufrimiento por amor (cosa que por aquel entonces creía que era lo más natural del mundo…).

 

Te cuento paso por paso… ¡No agobiarse!

Te voy a contar cómo afronté el tema porque puede que te esté sonando algo de lo que te estoy contando y digas “ufff ¿cómo lo hago yo”? Tranquilidad…

Pues bien, lo primero que hice fue admitirme a mí misma el pensamiento de “debe haber un camino mejor y no hay nada malo por buscarlo”. Una vez di ese paso que fue mental, el segundo paso fue pasar a la acción y hablarlo con mi pareja desde la tranquilidad y señalando los beneficios. El tercer paso fue buscar una coach, llamar, concertar cita y empezar el proceso.  No te preocupes si pasan semanas para llevar a cabo los tres pasos, es normal porque el miedo ante lo desconocido te puede paralizar.

 

Como todas las historias de amor, la mía tiene un final feliz….

Tras meses de trabajo individual y en pareja. Malos momentos y grandes satisfacciones puedo decir que el proceso de coaching de pareja me aportó:

  • Cambié mi creencia sobre la HUMILDAD para admitir mis errores y mi ego exaltado. Descubrí que no siempre tenía razón y que había temas que no había abordado bien.
  • Aprendí a COMUNICAR y no esperar que mi chico tuviera poderes sobrenaturales y pudiese leerme la mente.
  • Asimilé la importancia de saber DISCUTIR, porque discutir no era imponer mis ideas, chillar y enfadarme. Discutir era hablar y llegar a un acuerdo de convivencia, respeto y amor. Mi forma de ver el mundo no tenía que ser idéntica a la de mi pareja, de hecho es imposible que lo sea…
  • Empecé a RESPETARME a mí misma. Mi autoestima subió mucho y mi merecimiento también. De forma natural también reconocí que mi pareja se merecía lo mismo que yo: respeto.
  • Re-aprendí que HABLAR, HABLAR Y HABLAR desde mi equilibrio era la base de una relación duradera. Callarme lo que me molestaba sólo hacía que se enquistara y se hiciera una bola muy grande.

 

Ahora somos dos personas viviendo una verdadera historia de amor y compartiendo una vida desde el crecimiento diario… ¡A por el 4º aniversario y los doce años juntos!

 

Si también has hecho un proceso de coaching de pareja cuéntame tu experiencia. Si después de leer el post de hoy estás pensando en hacerlo y no te atreves a dar el paso… Escríbeme y seguro que en algo te puedo ayudar.

¡Que tengas un jueves muy feliz!
Adelaida

 

Sin comentarios

Publicar un comentario