CREER DEPENDE DE TI - Adelaida Coaching
1007
single,single-post,postid-1007,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

CREER DEPENDE DE TI

home-post-creer-sin

23 Jul CREER DEPENDE DE TI

Hace unos días entré en Internet con la idea de buscar un libro que me hacía mucha ilusión tener. Uno de los libros de Esther y Jerry Hicks, un matrimonio americano que en los años 80 y 90 escribieron mucho sobre la Ley de la Atracción. Entre lo que esta pareja escribe hay mucha información sobre cómo tus pensamientos están condicionados por tu emociones y éstas a su vez por tus creencias. Una lectura que, desde mi punto de vista, es muy interesante.

 

Pues bien, entré en una conocida web de compra on line de esas que te venden libros, zapatos, planchas y ordenadores. Busqué el ansiado libro y pinché para ver las opiniones de otras personas que ya lo habían comprado. La primera opinión era extensa y me llamó la atención. La leí y me quedé sorprendida porque era de un lector que decía ser muy espiritual y estar muy en sintonía con el mundo y el universo pero que ponía verde el libro, a los autores y la Ley de la Atracción.

 

Tras leerlo no puede más que sentirme incómoda, triste y con una ganas locas de responderle. Pero como una ya he aprendido que la mejor defensa, nunca es un buen ataque no lo hice. En su incongruencia decía que la ley de atracción no era cierta porque él había hecho todos los ejercicios y su vida no había mejorado pero sí había empeorado. Que para no ser cierta, vaya si tiene poder…¿no? Que los autores eran unos mentirosos por esta razón y que tal era su infamia que uno de ellos había muerto de cáncer sin poder salvarse haciendo uso de la Ley de la Atracción.

 

Imagínate, ya no es que los critique y opine que la ley de la atracción no existe, sino que eleva a los escritores a la categoría de “dioses destronados” porque no habían podido vencer a la muerte. Una incongruencia tras otra.

 

El caso es que no es la primera vez que oigo esto a algunas personas que necesitan creer que la vida ocurre sin más y sólo podemos limitarnos a verla pasar.

 

Esto ya me lo han dicho en otras ocasiones. Nunca entro en ese juego porque en quince minutos de discusión no se puede explicar lo que da tranquilidad, paz y armonía.

 

Me dieron ganas de responderle que no había entendido nada del libro ni mucho menos del crecimiento personal tan grande al que invitan los autores a través de sus libros. Y es que pretendemos que la magia llegue a nuestras vidas sin mover un dedo y cuando no llega, crucificamos a quien se nos ponga por delante. Tenemos que entender que podemos leer mil libros y hacer sus ejercicios o ponerlos en práctica en la soledad de nuestra casa pero que el crecimiento personal que toda ley de atracción demanda se queda cortísimo si lo haces de manera individual.

 

En este camino que es tan novedoso, cuestionado y profundo necesitamos que profesionales nos guíen, nos despierten y siempre vamos a necesitar que nos ayuden.

 

Verás, la prueba más dura que tenemos que superar las personas que estamos en el primer mundo es el ego. Sí, el ego que siempre nos dirá que somos personas fracasadas y que nuestros sueños no se pueden cumplir. El ego, esa parte de nuestra mente que a pesar de tener vidas perfectas nos hace creer que no tenemos nada o lo podemos perder todo por un error. Ese señor o señora ego que te dice de lo que no eres capaz para luego mirar hacia otro lado con carita inocente.

 

Esa es la prueba que tenemos que superar y no condenar a quien te dice que La Vie Est Bell si lo intentas. La verdad es que la mente tiene un poder inmenso y si todavía no sabes cómo atraer a tu vida aquello que deseas, sigue buscando porque sólo necesitas escuchar a una sola persona que lo ha conseguido para darte cuenta de que sí se puede. Sólo con eso ya tienes la excusa perfecta para buscar, investigar y experimentar una vida mejor para ti.

 

Esto es lo que me hubiera gustado decirle al lector incongruente y esto es lo que me dije a mí misma tras leer su opinión.

 

P.D: Te recuerdo que en el mes de agosto estaré menos por las redes sociales y más refrescando la web y todo lo que te quiero contar a partir de septiembre. Así que publicaré dos post en los que te ofreceré un resumen de lo que ha sido el último año y sus mejores momentos.

 

¡Feliz jueves y disfruta!

 

Sin comentarios

Publicar un comentario