¿DÓNDE ESTÁ TU MOTIVACIÓN? - Adelaida Coaching
883
single,single-post,postid-883,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿DÓNDE ESTÁ TU MOTIVACIÓN?

donde_esta_tu_motivacion_post

18 Dic ¿DÓNDE ESTÁ TU MOTIVACIÓN?

Hoy me he sentado a escribirte como cada semana desde hace ya unos meses y me he sentido inquieta y dudosa sobre qué te iba a contar. Hay tantas cosas que me gustaría contarte y noto cómo todas mis ideas están inquietas deseando salir a la palestra y dar lo mejor de sí mismas.

Y es que tengo que hablarles con mimo y decirles que cada una tendrá su turno llegado el momento. Y no es que una sea más importante que otra, es sólo que una tiene que ir detrás de otra, si quiero poder llegar a transmitir de manera coherente el mensaje que pretendo con mi post semanal y con mi blog.

En el post de Regala Salud, ya te conté que mi misión como coach es enseñarte una mejor manera de vivir y de hacer las cosas. Mostrarte que siempre hay otra forma de ser, hacer y sentir para vivir y solucionar tus problemas personales y de salud.

 

Cuando cada semana te escribo y me dirijo a ti…

Pretendo que puedas llegar a solucionar el problema que no te deja dormir.

Intento que cada jueves afrontes el día con tranquilidad.

Imagino que un día, por fin, conocerás todos tus miedos.

Quiero que abras puertas y ventanas y dejes ir todos tus bloqueos y limitaciones.

Anhelo que entiendas y aceptes tu papel en el mundo y lo importante que eres para cada persona que te conoce.

Deseo que te comuniques mejor contigo y con el universo que te rodea para que tu mensaje pueda ser entendido.

Quiero que perdones y te perdones porque no entendiste bien el comentario, la cara que te pusieron, o la broma que te gastaron y que te hizo sentir mal porque tenías tanto miedo y bloqueo que sólo veías ataque e ira a tu alrededor.

Deseo que brilles con todas tus fuerzas y que un día yo te mire y no te reconozca porque, aunque sigas siendo igual, me parezca que algo en ti es diferente y quiera conocerte de nuevo.

Sueño con que un día me digas que lo has conseguido y que eres feliz para afrontar la vida, solucionar tus problemas, encontrar tu equilibrio y vivir en paz.

Por todas estas razones he de decirles a todas mis ideas que se pongan en fila y se ordenen porque hemos emprendido una gran tarea que merece cuidado, respeto y dedicación.

En medio de este revuelo he seguido pensando en temas para contarte hoy, que si el ego, que si propósitos de año nuevo, que si la Navidad… Entonces en un momento de desesperación, porque estaba echa un lío, me he preguntado: “¿Por qué me he metido yo en este jaleo?”, quiero decir que ¿por qué escribo un post semanal? y es más ¿por qué me dedico al coaching? ¿por qué soy coach? Como ves en unos segundos me he hecho las preguntas cuyas respuestas podrían haber hecho que acabara llorando frustrada en el sofá de mi casa. Afortunadamente, tras unos segundos de lucha interna, en los cuales mis amigas las ideas se han dado tortazos entre ellas porque todas querían ser la primera en darme una razón convincente ha salido la respuesta: porque quieres ser feliz.

Puede que te estés preguntando, ¿escribes un post semanal porque quieres ser feliz? Mi respuesta es sí, soy coach y escribo en mi blog porque yo quiero ser feliz y quiero brillar, perdonar, entender, ser equilibrada, vivir tranquila y amar por encima de todo.

Y es que cuando empecé en esta profesión me apliqué el consejo que te doy en el post 3 sencillas razones contra la ira en el que te digo “la mejor forma de aprender sobre algo, es enseñando ese algo”. Pues bien, yo para ser feliz enseño sobre la felicidad. Para perdonar y perdonarme, enseño sobre el perdón. Para entender, enseño entendimiento y para conseguir comunicarme mejor, enseño comunicación.

Por lo tanto mi mayor motivación soy yo misma y mi felicidad. No encuentro mejor motivación para mí y para ti. Porque si no haces las cosas para ti y como único objetivo tu felicidad, entonces ¿para quién?

No te líes, no creas que la mejor respuesta es la que está dirigida a hacer algo por los demás. Eso está bien, pero como segundo o tercer plano. Quedaría muy bien si yo hoy te dijese “soy coach para ayudar a la sociedad”. Es muy educado y formal, es lo que se espera de mí y lo que me han enseñado desde siempre “primero los demás, luego tú…”.

El caso es que si tu motivación principal está fuera de ti, ésta puede desaparecer cuando quienes la alimentan desaparezcan. Ese es el secreto del fracaso, el hacer, ser y sentir para otras personas.

Cuando tu motivación está dentro de ti, no corres peligro de quedarte sin tu más mejor fan. No tienes que esperar aprobación de nadie porque el motor que te mueve eres tú. Tu mercado no se acabará, ni se irá a la competencia porque todo lo haces para ti y si en el camino puedes contar, vender, ayudar y ganar dinero… mejor que mejor.

BUSCA TU LUZ INTERIOR Y NO TE LÍES CON LOS FLASHES QUE TE LLEGAN DEL EXTERIOR

 

Si no sabes cuál es tu motivación para seguir adelante escríbeme y te ayudaré a encontrarla. Comparte tu opinión porque enriquecerá a muchas personas.

 

¡Feliz jueves pre-navideño!

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario