EL ARTE DE PENSAR - Adelaida Coaching
1193
single,single-post,postid-1193,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

EL ARTE DE PENSAR

El Arte de Pensar

26 Nov EL ARTE DE PENSAR

Soy una persona muy reflexiva y lo soy desde siempre, desde niña. Cuando tengo que tomar una decisión lo hago desde la conciencia de que cualquier elección que hago en mi vida tiene que ser meditada y congruente con mis valores.

 

Desde que tengo memoria, cada vez que he tenido que tomar una decisión he iniciado lo que llamo el momento de pensar. Me siento en mi rincón de pensar y durante un buen rato medito sobre qué hacer o no hacer acerca de ciertos temas.

 

Y es que desde siempre, al menos así lo recuerdo yo, he reservado un día y una hora para tomar decisiones. Es una muy buena costumbre que yo solita establecí y que me ha dado bastantes buenos resultados.

 

Para ser sincera, mi rincón de pensar es mi habitación, donde me siento al borde de la cama y, mirando por la ventana, inicio mi ritual. Me encanta el hecho de mirar por la ventana y pensar mientras veo la vida pasar. El movimiento de la calle, las personas que van y vienen o las hojas que pasan volando me dan la certeza de que necesito en esos momentos. Certeza de que todo es momentáneo, pasajero y cambiante.

 

El hecho de sentarme a pensar, en mi ritual privado, parece ser que no es una práctica muy habitual entre la mayoría de las personas. A los hechos me remito, siempre les ha hecho mucha gracia a las personas que han convivido conmigo. A mi madre siempre le ha desconcertado y me dice que si no puedo tomar decisiones mientras hago otras cosas. Mi pareja se ríe cuando me ve sentada y muy concentrada y como si de un conjuro se tratase, siempre me pregunta: “¿qué ha salido?”. Incluso a mis compañeras de piso en mis años de universidad les parecía raro y entraban a mi habitación para preguntarme: “Estás pensando, ¿no?”.

 

Pero a mí no me parece nada raro porque considero que es lo más normal del mundo. Buscarte un sitio cómodo, bonito y que te sea familiar para tomar decisiones es lo menos que puedes hacer por ti. Además de no tener prisa y reservar un día y una hora para esa tarea. A mí personalmente me ha dado mucha salud y bienestar porque le he ahorrado a mi mente desgaste energético por tener la preocupación dando vueltas en mi cabeza.

 

Y es que nos creemos muy inteligentes, rápidas y dinámicas. Ahora se lleva la #multitarea y ser capaces de hacer mil cosas a la vez porque este mundo va muy deprisa y hay que seguirlo. Y el arte de pensar se está perdiendo. Se está olvidando que las decisiones más íntimas, reveladoras y conectadas con tu corazón han de hacerse desde la tranquilidad y escuchándote mucho con mimo, cuidado y cariño. Sólo desde ese estado de intimidad contigo misma, podrás saber qué necesitas. Créeme cuando te digo que la conexión con tu alma es la primera mejor decisión antes de decidir.

 

Las decisiones son lo más importante en tu vida porque de cada decisión que tomes se empezarán a desarrollar una serie de acontecimientos conscientes e inconscientes en tu vida que la cambiarán por completo y esto bien merece un ratito a solas para meditar.

 

Como te he dicho antes, pensar es todo un arte y aprender sobre esto es muy necesario. Verás, hay dos tipo de decisiones: la decisión a corto plazo y la decisión a largo plazo.

 

La elección a corto plazo ya te adelanto que no siempre sale bien. Es aquella que tomas rápido y muchas veces mal porque tienes prisa. Suele estar motivada por un sentir incómodo que se aloja en ti y que necesitas resolver rápidamente. Te conté en el post Cuando yo vivía una pesadilla y creía que era realque cuando empecé a ser Coach y quise emprender mi propio negocio alquilé una oficina donde no venía nadie. En aquel lugar yo me sentía fracasada y frustrada. Pues bien, aquella decisión fue a corto plazo. Alquilé esa oficina porque tenía el sentimiento en mi cuerpo de miedo al fracaso que se inició tras obtener el título de Coach. Ese sentimiento me molestaba mucho y tomé una decisión para que me diera alivio lo más rápido posible. Decidí a corto plazo y aquella elección se convirtió en una carga muy pesada de llevar.

 

Las decisiones a largo plazo son las acertadas. Aprender a decidir a largo plazo, es todo un arte que requiere tiempo y constancia. Se trata de desarrollar una forma de pensar en la que vas dibujando tu camino y dando pasos todos dirigidos a tu objetivo. Haces paradas y descansos cuando es necesario. Recalculas tu ruta y decides siguiendo un hilo conductor, sin perder de vista lo que quieres conseguir. Esto necesita tiempo y paciencia para que las elecciones vayan cogiendo forma.

 

Las decisiones a largo plazo son las que dan el éxito en la vida a la vez que ofrecen salud y… Click Para Twittear

 

Y es que las decisiones a corto plazo eliminan esa sensación de impaciencia provocada por el miedo, por no saber todavía el resultado de la decisión. Sobre el miedo ya te hablé en: “Lo que he aprendido del miedo”. Por el contrario, las decisiones a largo plazo te presentan un plan de acción, con posibles obstáculos y con soluciones, que es certero y de éxito.

 

Tú eliges qué tipo de decisiones quieres tomar en tu vida. Yo me quedo con las decisiones a largo plazo.

 

Seguiré sentándome en mi rincón de pensar, a mirar por la ventana para darme tiempo, mientras calibro las decisiones desde la tranquilidad. Respetaré mi mente, mi cuerpo, mi vida y la energía que tengo porque sé que mi mundo es valioso y merece que yo elija la mejor decisión para mí y para todos los implicados.

 


 

¿Sabes tomar decisiones a largo plazo, ¿eres capaz de hacerte un plan de acción? Cuéntame tus experiencias en los comentarios.


 

 

 

 

4 Comentarios
  • Teresa
    Publicado a las 18:31h, 26 noviembre Responder

    Hola Ade,

    Yo ante decisiones importantes,lo que me funciona muy bien es hacer con tranquilidad un análisis de los pros y los contras , me los escribo para así organiza mejor las ideas y según eso tomo una decisión. La verdad es que hasta ahora me ha funcionado bien y espero y deseo que me siga siendo útil.Creo que es importante reflexionar un momento, tomar una decisión y seguir hacia delante.

    Un abrazo

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 19:14h, 26 noviembre Responder

      ¡Hola, Teresa!

      Me alegra mucho tu comentario. Qué bien que también tomes decisiones meditadas y desde la calma. Escribir los pros y contras es buenísimo. A mí lo que más me ha ayudado en la vida, es tomar decisiones en mi rincón de pensar y diferenciar entre decisiones a largo plazo y corto plazo. Eso sin duda, me ha quitado muy impaciencia.

      Gracias por el comentario y un abrazo!

  • Carmen Martínez lopez
    Publicado a las 12:08h, 26 noviembre Responder

    Yo como tu ,me tomo mi tiempo para tomar decisiones a largo y corto.plazo. Me dedico tiempo para mi, en absoluta tranquilidad sin prisas, en silencio. Nuevo mi espacio. Mi rincón del pensar y hago mus meditaciones, leo y reflexionó.

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 16:41h, 26 noviembre Responder

      ¡Hola, Carmen!

      Haces muy bien, a mí me ha dado siempre muy buen resultado y lo recomiendo al 100%.Hay muchas manera de tomar decisiones pero si queremos que tengan buen resultado, tenemos que tomarlas con mimo y cuidado.

      Muchas gracias por tu comentario, es un placer tener aquí.

      Un abrazo,
      Adelaida.