EL DISFRUTE, LA PRIMAVERA Y LA VIDA - Adelaida Coaching
1537
single,single-post,postid-1537,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

EL DISFRUTE, LA PRIMAVERA Y LA VIDA

el difrute, la primavera y la vida

17 Mar EL DISFRUTE, LA PRIMAVERA Y LA VIDA

¿Cómo llevas no conseguir tus objetivos? Seguramente que fatal o quizá estés acostumbrada porque lo que realmente te sorprende es que las cosas te salgan bien. La primavera es una época de cambio, que invita a reflexionar sobre lo que queremos conseguir en la vida.

Yo no siempre consigo alcanzar mis objetivos y puede que te resulte extraño porque dedico mi vida profesional a que otras personas consigan los suyos. Pues bien, a mí a veces la metodología me falla y me quedo esperando el tan esperado milagro para mí misma. Y es que si te soy sincera lo que me gusta es la metodología, me encanta seguir los pasos. Tener un método me da la sensación de seguridad, es como sentir que si hago todo lo que se supone que debo hacer…todo me saldrá bien. Y no me equivoco mucho porque si caminas y das pasos hacia delante siempre vas a conseguir algo mejor que quedándote quieta.

Recuerdo que esto que te estoy contando, lo apliqué muy concienzudamente cuando me dispuse a crear mi web, la actual en la que estás leyendo este post. Mi web anterior me la había hecho casi por completo una agencia de marketing y prácticamente no tomé ninguna decisión. Pero esta vez, quería que mi web fuese un fiel reflejo de mi misma. Deseaba contar quién era y sobretodo qué ofrecía al mundo. Realmente quería involucrarme mucho en el proyecto, así que hice todo lo que se suponía que tenía que hacer: contraté a una empresa de diseño web, también me asesoré en marketing y comunicación, redacté textos y visité todas las webs más punteras del momento. También me hice una sesión de fotos profesional y me ayudó una personal shopper con el estilismo y el maquillaje.

Como puedes ver, lo hice todo. No me dejé ni un detalle porque tenía muchas ganas de lanzar mi empresa on-line.

El diseño empezó en el mes de febrero porque era muy interesante sacar la web para primavera. Yo tenía una imagen muy bonita de mi web en primavera, así como llena de luz…y así me quedé, imaginándola. Me quedé ahí porque el diseño no avanzaba, ni a la de tres. A mitad de marzo no tenía ni la página principal definitiva. Los colores, las imágenes, las tipografías….no sabría decirte qué era lo que fallaba pero no avanzaba.

Y llegó la primavera y mi web, no vio la luz. No será que no le puse ilusión, seguí los pasos e hice todo lo que se suponía que tenía que hacer. Sabía montar una web y estaba rodeada de grandes profesionales que me asesoraban. ¿Qué pasó entonces?

Lo que ocurrió es que me enfoqué en mi negocio on-line de una forma insana. Creí que si mi web no salía, yo no sería conocida y los clientes no llegarían y el dinero tampoco….y las facturas nunca se pagarían. Imaginé demasiado y cedí mi paz mental a una ilusión para luego convertirla en mi propia pesadilla.

Me identifiqué tanto con mi web que yo misma desparecí, dejando de ser la profesional que era. Y es que le pedí demasiado a mi trabajo, dándole la responsabilidad de mi disfrute y felicidad.

Tuve que tomarme unas semanas de desconexión cuando tomé conciencia del bloqueo que tenía. ¿Qué había hecho mal?

Había trabajado mi parte mental, mis emociones, mi energía y espiritualidad. Pero olvidé lo más importante: disfrutar y soltar expectativas. Hice todo lo contrario presionándome con miedo. Y de esta forma el milagro no puede llegar porque se crea una coraza muy dura dónde todo es muy rígido sin dar opción a la espontaneidad.

La vida es un milagro, que ocurre sin saber muy bien cómo. Click Para Twittear

De esa experiencia aprendí muchísimo y ahora me tomo mi trabajo como lo que es: una parte más de mi vida y no toda mi razón de ser. Yo soy más que mi trabajo.

Tuve la suerte de poder rectificar a tiempo y añadir el disfrute a la ecuación de mi vida. Y ahora cuando algo no me sale, reviso mi metodología y compruebo si estoy disfrutando o no.

Hoy te quiero ayudar a averiguar si vives la vida desde el disfrute o desde la carencia del sufrimiento.

Estás en carencia cuando…

× No puedes dormir pensando en que el tema que llevas entre manos, no va a salir como tú quieres.

× Te pone de mal humor que otras personas te pregunten sobre el tema en cuestión. “¿Qué les importará a ellos?”

× Te avergüenzas y te da la risa tonta cuando sale el tema a relucir. Haces bromas y comentas lo tonta que eres para ciertos cosas, que eres muy lenta…Cualquier comentario que te deje en mal lugar.

× Piensas en ese tema más de 3 veces al día.

× No te ves haciendo otra cosa o viviendo de otra manera. Es como que si no lo consigues, no hay un mañana.

× Repasas a todas horas lo recursos, el tiempo y el esfuerzo que estás dedicando en sacarlo adelante.

× Crees que los demás tienen más responsabilidad en el estancamiento que tú misma.

× Piensas y piensas pero no ves qué más puedes hacer. Te has quedado sin opciones.

Si haces más de dos cosas de la lista, vibras en la carencia. Eso quiere decir que tus proyectos personales o profesionales no tienen muchas oportunidades de salir adelante porque seguro que de manera inconsciente haces cosas que te sabotean.

Sé que te puedes sentir muy sola ante la frustración que produce no conseguir vivir la vida que deseas. Aprende a activar las emociones necesarias para conseguir que tu vida se viva siempre con olor a primavera.

Cuéntame, ¿cómo activas el disfrute en la vida?

Sin comentarios

Publicar un comentario