LA SUMA DE 365 DÍAS - Adelaida Coaching
1224
single,single-post,postid-1224,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

LA SUMA DE 365 DÍAS

365-dias-sin-logo

10 Dic LA SUMA DE 365 DÍAS

La suma de los días de este año se me antoja ligera y poco pesada. Los días del 2015 parece que hayan pasado en mi vida como una suave brisa que me acaricia el pelo en primavera. Este año, que está a punto de terminar, ha sumado un día tras otro dando como resultado 365 días llenos de evolución, paz y salud. Y todo esto pasa a formar parte de mí misma y de este último año en el que ha nacido un nueva mujer. Y es que te lo digo de verdad, este año ha sido el del cambio, el de mi transformación.

 

Hace justo un año que decidí emprender un cambio a nivel personal y profesional, dando como resultado una persona evolucionada y más feliz.

 

El miedo al inicio de esta aventura fue inevitable y lo acepté como compañero de viaje pero no dejé que me paralizara tanto como lo había hecho en el pasado. Y aunque sé y reconozco que todavía está a mi lado, me repito una y otra vez que nada de lo que siento con respeto a él, es verdad y que todo es imaginario y procedente de ilusiones.

 

Una vez dije que después del fallecimiento de mi padre, ya no tenía miedo a nada pero eso no es verdad. Sigo siendo humana y tengo miedos. Mi mente olvida, aunque ya muy de vez en cuando, que la vida es un instante. Y tengo miedo al fracaso, a perder y a sufrir. Temo la equivocación, el desamor y el olvido. Y muchas veces, siento que persigo un ideal de una perfección irreal.

 

En estos años he aprendido a manejar el error y en 2015 he tenido el valor de poder mirarlo a la cara y decirle que no es real, que no existe y que no puede quitarme la paz. Mi paz descansa suavemente en estos días que se suman y forman la vida. Y mi vida pide ser vivida para deshacer los sentimientos que me impiden caminar con soltura.

 

En 2015 he tomado la decisión de transformar todas mis emociones negativas en energía creativa y mis bloqueos, miedos, rabias y enfados en pequeños recuerdos de aquello que quiero dejar a un lado. Han dejado de tomar el protagonismo de mi vida y los he barrido hacia fuera de mí misma.

 

No me hago ilusiones, ni pretendo alcanzar el desprendimiento absoluto de mis bloqueos y emociones negativas. La iluminación se la dejo a quienes están preparados para ello en esta vida. Pero la luz de mi camino la reclamo para mí y para ti, para que juntos veamos pasar los años desde la felicidad y el bienestar de saber que estamos en el lugar correcto.

 

Y ahora que echo la vista atrás y veo pasar la suave brisa que ha sido el año 2015, veo pequeñas tormentas, de esas necesarias para limpiar el ambiente, la mente y el cuerpo. Fueron necesarias para que luego vinieran ideas nuevas que asentaron mis decisiones y mi caminar.

 

Te aconsejo que busques en 2016 tu camino Click Para Twittear

 

La luz que te ilumina está a la vuelta de la esquina y, aunque quizá nunca llegues a alcanzar la perfección de tu sueño, lo que sí que te aseguro es que llegarás a conocerte, amarte y respetarte como nunca.

 

Hace ahora un año, en el puente de diciembre, me encerré en mi despacho para empezar a crear mi web, mi marca y mi empresa. Estuve todo el mes trabajando en plasmar sobre el papel ideas. Mi empresa nació de la misma manera en la que yo volví a nacer: más fuerte, segura y confiada. Nació una mujer que no teme mostrarse y que disfruta escribiendo y mostrando su lado más íntimo y personal.

 

Quiero que tú también conectes con ese lado tuyo y que no tengas miedo a mostrarte tal y como eres. Sacar tu verdadera esencia te dará el éxito en la vida.

 

Deseo que estos últimos días del año 2015, sean mágicos para ti y que aproveches como hice yo para recapacitar y recalcular el camino de la vida. Para que cuando llegue enero despiertes con emoción para empezar a dar pasos seguros hacia tu felicidad y salud.

Espero que, como yo, decidas no conformarte y creas que 2016 puede ser tu año.

 

2 Comentarios
  • Ángela Márquez Barba
    Publicado a las 18:56h, 10 diciembre Responder

    Hola Adelaida. Todas esas cosas que escribes en tu bloc, están muy bien, pero además de proponerte empezar de nuevo e intentar ser feliz, hace falta la práctica. Hace falta saberlo hacer. La teoría es muy fácil, pero la práctica no tanto. Sacar la verdadera esencia no es fácil y llegar a conocerte y quererte y aceptarte tampoco. Como se hace eso? Cómo hacer además de pensarlo.? Tengo que repetírmelo muchas veces hasta que lo consiga?

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 17:52h, 11 diciembre Responder

      Hola Ángela, qué bueno el comentario que me haces.

      Para llegar a ser feliz, quererte y respetarte hay que conocerse mucho. Creemos que sabemos todo de nosotras, pero no es así. Llevamos comportamientos aprendidos de la infancia, de nuestra familia y de experiencias buena o malas que hacen que veamos la vida de una forma o de otra. Conocerse significa saber el para qué haces o sientes ciertas cosas. Y cuando tienes identificado esos patrones de comportamiento, puedes pararlos y no dejarte llevar por ellos.

      En el artículo de esta semana, te cuento como yo pude mirar al miedo y decirle que no era real. Pero antes de eso, hice un trabajo de Coaching Personal muy potente para saber qué quería decirme ese miedo y por qué lo tenía en mi mente. Tras reconocerlo y saber su significado en mí, es cuando puedo repetirme “nada de lo que me muestras es verdad”.

      Conseguir estar bien, sentir felicidad y bienestar se puede conseguir. Mi herramienta es el Coaching y mi recomendación es realizar un proceso de Coaching Personal para conseguir eliminar miedos y bloqueos.

      Espero haberte respondido.

      Un abrazo,

      Adelaida.

Publicar un comentario