Sí, soy imperfecta - Adelaida Coaching
1563
single,single-post,postid-1563,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Sí, soy imperfecta

Sí, soy imperfecta

07 Abr Sí, soy imperfecta

A veces me canso de ser tan imperfecta. Me enfado conmigo misma, por tener la cabeza en las nubes y cometer errores. Entonces me digo a mí misma que, a partir de hoy, voy a ser organizada y no cometeré errores para demostrarme que puedo ser como esa mujer que me imagino que un día seré. El caso es que nunca llego a ser perfecta durante mucho tiempo y como las cabras, vuelvo a mi monte particular y a mis nubes.

A veces me pongo el despertador a las siete de la mañana y me levanto, cinco minutos después. Sigo un horario que yo misma me establezco (porque soy mi propia jefa) y escribo, atiendo a clientes, genero ideas y también las materializo. Ese día me voy a la cama feliz y satisfecha cantando el “yes, we can” americano que hace unos años, se puso tan de moda.

Pero la mayoría de las veces, suena el despertador y pido quince minutos de prórroga y me levanto veinte minutos más tarde. Se me pasa el día volando y no me cunde nada el trabajo porque mis ideas me resultan aburridas. Para colmo, se me quema la comida en el fuego y me quedo sin palabras ante tanto desastre.

 

Sí, soy imperfecta. ¿Tú también lo eres, aunque sólo sea, a veces?

Aunque puedas admitir tu imperfección, estoy segura que no es algo que te guste demasiado porque suele ser una carga mental muy pesada de llevar. La imperfección es la sensación de no ser una persona suficientemente buena y merecedora. Y no sé tú, pero cuando yo me siento así, me siento muy mal.

Hoy puede ser un día de esos en los que todo te sale del revés. Puedes haberte metido en las redes sociales o ir por la calle y percibir al resto de personas como si fueran perfectas, con todos sus objetivos personales y profesionales conseguidos. Entonces desde dentro de ti, sale una voz que grita ¿dónde está mi salvación?, ¿qué debo hacer para sentirme mejor?, ¿cómo puedo sentir satisfacción conmigo misma, la mayoría de días y no sólo a veces?

La respuesta es sencilla, cuando dejes de percibirte como si fueras dos personas en una. Cuando dejes de sentirte como buena y mala, perfecta e imperfecta, libre y encarcelada, amorosa y odiosa. La sensación de dualidad o división es la que no te deja nunca ser y estar completamente satisfecha con la vida. Es un sentir interno de saberse buena, pero el reflejo que te llega de ti es el de tremendamente imperfecta. Tu auto-percepción es negativa y eso da la sensación de estar constantemente en conflicto. Los dos lados son opuestos y completamente irreconciliables.

Estoy segura que has buscado muchas soluciones para reconciliarte con tu lado más bueno, perfecto y exitoso y sé que no lo has conseguido. Si lo hubieras hecho no seguirías saboteándote una y otra vez, para seguir viendo de ti “tu lado oscuro”.

Si quieres salvarte has de darte cuenta que no hay reconciliación posible entre tu ángel y tu demonio. Y la razón principal es porque la verdad y la ilusión, no pueden llegar a un acuerdo. Simplemente porque no puedes creer en ti hoy y mañana hacer caso de ilusiones acerca de ti.

No pierdas más el tiempo, deja de mentirte y sabotearte. No te esfuerces en buscar un equilibrio, porque intentar pactar con la mentira que has construido sobre ti no tiene sentido. Es una idea loca que no se sostiene.

Para ser feliz, sentir paz, éxito, aprovechamiento, bondad, tranquilidad, bienestar y agradecimiento has de percibir la única verdad sobre ti. ¿Cómo lo puedes conseguir? Escúchate atentamente.

El primer paso es quedarte en silencio, inmóvil y simplemente observarte. Mira con detenimiento tus errores, esa parte de ti que es mentira y quítale emoción. Ya no hay enfado, rabia o frustración. Observa el hecho sin más y podrás ver cómo algo sin importancia lo habías convertido en algo horrible e imperdonable.

El segundo paso es respirar hondo e ir más allá buscando tu verdadera esencia. ¿Qué ves?, ¿encuentras a esa persona perfectamente buena? Bien, eres tú.

Cada vez que sientas la imperfección en ti, del modo que sea, busca en tus pensamientos y reclama como tuya, tu verdadera esencia. Lo otro son ilusiones y mentiras que has inventado, resultado de tu vagar por el mundo sin enfoque. Son fruto de una época de mentiras, de un tiempo en el que todavía no sabías quién eras.

 

¿Cómo decides tu grado de imperfección?

Te espero en los comentarios.

¡Feliz jueves!

10 Comentarios
  • Mar Puig-oriol vila
    Publicado a las 07:53h, 08 abril Responder

    Algo ha canviado

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 11:08h, 08 abril Responder

      Mar, ¡qué interesante! Los cambios siempre son muy buenos. Me alegro mucho por ti.

      Besos, Adelaida.

  • Maria Teresa
    Publicado a las 14:24h, 07 abril Responder

    Muchas gracias Adelaida , me siento mucho mejor cuando leo lo que escribes

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 10:07h, 08 abril Responder

      Hola Maria Teresa, muchas gracias por tus palabras.

      Un abrazo muy fuerte 🙂

      Adelaida.

  • Mercedes Ramirez Peñalver
    Publicado a las 09:31h, 07 abril Responder

    Hola me llamo Merche y soy imperfecta!!!!! Gracias como siempre por tu tabla de salvación hecha blog. Un saludo.

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 10:30h, 08 abril Responder

      ¡Hola, Mercedes! Bienvenida al club de las imperfectas 🙂 aquí te comprendemos.Ja,ja,ja!

      Gracias por tus palabras.

      Un abrazo fuerte,

      Adelaida.

  • Vel
    Publicado a las 09:12h, 07 abril Responder

    Adelaida,
    Gracias, por qué eso nos pasa a menudo, la exigencia es mucha y el reconociendo poco.
    La búsqueda de ser lo mejor en todo y no perdonarnos los supuestos fallos.

    Debemos valorarnos más.

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 11:04h, 08 abril Responder

      Hola Vel, sí entramos en un círculo vicioso de auto-exigencia y nos creemos imperfectas.

      Hay veces que es muy agotador, no castigarnos cuando esto ocurre es el secreto para seguir hacia adelante.

      Un abrazo,

      Adelaida.

  • Mar Puig-oriol vila
    Publicado a las 08:58h, 07 abril Responder

    Solo puedo darte la razon, muchas gracias intentare seguir tu consejo

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 09:02h, 08 abril Responder

      Hola Mar, mucha suerte siguiendo mi consejo. Seguro que lo conseguirás.

      Un abrazo,

      Adelaida.

Publicar un comentario