¿TIENES UN DIARIO DE LOS SUEÑOS? - Adelaida Coaching
806
single,single-post,postid-806,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿TIENES UN DIARIO DE LOS SUEÑOS?

foto_diario_de_los_suenos

15 Oct ¿TIENES UN DIARIO DE LOS SUEÑOS?

Mi vida nueva me espera cada mañana. Me sonríe, muy bondadosa ella y me mira expectante como diciéndome ¿qué vas a cambiar?, ¿has tomado ya alguna decisión?.

Como ya te conté en el post, “Tengo una vida nueva para ti”, soy una mujer nueva. He tomado conciencia de muchas cosas de mi vida y de mi misma y ahora voy a pasar a la acción. Y es que si no hay acción, es que realmente no has decidido….Porque sobre el papel queda todo muy bonito, o en un café con amigas/os también. Lo difícil empieza cuando tienes que ponerte manos a la obra. Porque ahí no hay nadie que te esté animando, estás sola/o y es cuando empiezas a postergarlo todo.

Ante esta realidad, que ya he vivido en otras ocasiones y que también he visto en clientas/es. He tomado la primera decisión: escribir en mi Diario de sueños. Este maravilloso libro, fue un regalo de mi chico allá por el año 2007 para mi cumpleaños. Muy mañoso él, lo hizo a mano y me lo entregó con una dedicatoria muy acorde que me animaba a escribir todos mis sueños para no olvidarlos nunca. Pues bien, esta semana he empezado una nueva página en blanco.

¿Qué he escrito?

En primer lugar he escrito, todos mis últimos descubrimientos. Todo lo que os conté en el post anterior pero con todos los detalles, es importante no olvidar. El ego es muy listo, y siempre hará lo posible para despistarme. Pero yo, soy más lista. Apunto todo para poder volver a esas líneas cuando lo necesite, que ya adelanto que lo necesitaré.

Podría decir que estoy llevando a cabo un proceso de autocoaching, con ayuda de otras/os profesionales siempre que lo necesito, pero que con mis conocimientos sobre el tema puedo gestionarme yo sola…a ratos. Como todo proceso de coaching estoy siguiendo el esquema básico que se divide en cuatro puntos:

1.- Definir el objetivo. Esa parte ya la tengo hecha, el coaching de salud y el coaching personal es lo mío.

2.- Estudiar mi realidad. Esto quiere decir, cómo está mi vida ahora mismo para que yo pueda trabajar en caminar hacia mi objetivo. Bueno, este paso ya lo hice en su día porque me gustaba todo lo relacionado con la salud pero me faltaban conocimientos sobre el tema. Hoy en día, con la formación que he empezado ya tengo más bártulos que meter en mi bolso…ahora a ponerme los tacones y salir a la calle!

3.- Buscar opciones. Este punto es quizá en el que estoy ahora, aunque no sabría decirte si ya estoy saliendo de él y me dirigido al siguiente o no. De cualquier modo, no me agobio! Sé que sigo un proceso y me vibra que voy por buen camino.

En mi caso, las opciones son buscar sitios donde trabajar en coaching de salud. Cuando hablo de sitios, me refiero a lugares donde se requiera una profesional del coaching como yo. Hacerme publicidad y hablar con toda aquella persona que sienta que puede necesitar una visión emocional a su problema de salud para mejorar en el tratamiento.

4.- Plan de acción. Mi plan se basa en no olvidar que tengo un plan que seguir y un objetivo.

Para ello mi primera acción, como ya os he dicho, ha sido apuntar todos mis descubrimientos en mi Diario de sueños así como todas las ideas, opciones y reflexiones que rodean a mi objetivo.

Antes te he dicho que no sé muy bien en qué punto estoy, si generando opciones o materializando acciones. Así que tomar la decisión de rescindir el contrato de mi actual oficina ha sido, otra de mis acciones….por cierto muy reciente. Ahora voy a buscar otro lugar donde desempeñar mi trabajo, que esté más acorde con la salud. Pero eso lo dejo para lo que queda de octubre, noviembre y diciembre.

Otra de mis acciones es ¡respirar profundo y fluir!. ¿Alguna vez te ha ocurrido que cuando te pones a materializar decisiones dejas de respirar? Eso es porque el miedo llega y te deja petrificada/o, dejas inhalar profundamente y por lo tanto dejar de fluir porque no piensas con claridad. Tu cerebro necesita que le oxigenes para poder generar ideas creativas que te ayudarán en este momento en el que las dudas acechan. Así que yo me lo he apuntado con mayúsculas y con colores bonitos: respirar y fluir.

 

La última acción es leer mi Diario de sueños todas la mañanas y si es necesario a mediodía y por la noche. Para recordarme que hay un hoja de ruta, que ya he tomado decisiones, que todo tiene sentido y que merezco cumplir mi sueño.

¿Te apetece escribir para no olvidar cuál es tu sueño? Sigue estos sencillos pasos y verás que todo va cogiendo forma.

¡Feliz día!

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario