¿PIENSAS QUE ES IMPORTANTE PREMIAR O CASTIGAR? - Adelaida Coaching
1076
single,single-post,postid-1076,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿PIENSAS QUE ES IMPORTANTE PREMIAR O CASTIGAR?

premiar_o_castigar_home-2

11 Jun ¿PIENSAS QUE ES IMPORTANTE PREMIAR O CASTIGAR?

Nunca se sabe dónde aparecerán las oportunidades para reflexionar y aprender…

 

Hace unas semanas una amiga impartía una formación y, tras una invitación por su parte para ir de oyente, allá que me fui para ver qué podía ofrecerme en mi camino profesional.

 

La verdad es que iba sin muchas expectativas porque no estoy en un momento de esos de querer aprender nada nuevo, sólo quiero afianzar lo que ya sé sobre coaching y desarrollo personal. Así que acudí sin esperar sorpresas, ni nada por el estilo, sólo para pasar un buen rato.

 

He de decirte que cuando voy sin expectativas por la vida y mi mente se comporta como si volviera a ser la de una niña, es cuando más aprendo. No emito juicios, sólo escucho y disfruto.

 

La tarde fue amena y el grupo sabía mucho de crecimiento personal. Casi cuando estábamos terminando, mi amiga y maestra dijo: “toda buena acción, recibe su justo castigo”. A mi esa frase no me gustó nada de nada, me cayó como un jarro de agua fría…

 

¡Menudo refrán popular tan limitante! ¡Qué mal! No fui a la única a la que no le gustó la frasecita, porque se montó un buen debate… y mi amiga intentaba explicarla y razonarla en el entorno de la formación que estábamos recibiendo.

 

Yo por mi parte, dejé de escuchar porque me parecía una creencia popular de esas que hay que abolir por ley.

 

El caso es que no sé el motivo pero el refrán lo he tenido en la cabeza durante los días posteriores… Mi mente repetía muy despacio: “toda-buena-acción-recibe-su-justo-castigo” y yo sólo veía una frase vacía, retrógrada y muy pesada pero que no me podía quitar de encima.

 

Refrán popular anticuado y limitante hasta hoy, porque por fin la he entendido. Hoy he recibió mi justo castigo.

 

Ahora la entiendo, y si tu tampoco la entendías sigue leyendo…

Muchas veces, dar buenas acciones sin pedir nada cambio no siempre se entiende adecuadamente. Cuando esto no se entiende bien, puedes recibir un castigo en forma de juicio por parte de la otra persona que recibe tu buena voluntad.

 

Verás, vivimos en un mundo en el que se ha olvidado que dar y recibir en verdad son lo mismo. Entendemos que nadie da nada gratis y cuando alguien lo hace, emitimos juicios de aprobación o de castigo sobre esa acción que es tan poco común.

 

Son comportamientos que no entran en nuestra mentalidad, nos chocan, nos extrañan y para defendernos decimos frases como: “yo no te lo he pedido”, “lo has hecho porque has querido”, “podrías haberme cobrado más si me estabas dando un servicio más amplio”, etc.

 

Todo esto es porque no entendemos que a veces la persona que nos lo está dando, lo hace sin esperar una recompensa inmediata. En el post Comparto ideas, ¿te unes?, ya te hablé de dar desinteresadamente, lo puedes volver a leer porque seguro que te ayudará a reflexionar.

 

He de decir que yo he dado y no he pedido nada a cambio. He dado escucha, atención, consejo, tiempo, comprensión, cariño y amor. Y he dado porque vivo desde el paradigma que dar y recibir es lo mismo. Por lo tanto, he recibió todo eso yo también…Me lo he dado a mi misma. No he puesto precio a todo lo que he dado porque sólo he seguido a mi mente hacia un pensamiento correcto ya que sólo puedo aprender aquello que enseño a través de mi propia experiencia.

 

Ahora entiendo el refrán y sé que el mundo todavía no sabe que dar no es perder, sino ampliar y expandirte con el resto de personas. Hoy por hoy, necesitamos seguir juzgando las acciones desinteresadas de las personas que nos rodean. Creemos que es importante castigar o premiar.

 

Yo ya he recibido mi justo castigo y entiendo que en esto del crecimiento personal necesitamos seguir aprendiendo. Y en otras ocasiones, he sido yo la jueza de acciones desinteresadas que he recibido… Y es que yo también estoy aprendiendo.

 

Mi decisión es que voy a seguir dando mi tiempo, mis buenas intenciones, mi ayuda y todo mi amor porque necesito seguir aprendiendo que este mundo está formado por acciones bonitas.

 

¡Buen día y feliz jueves!

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario