MI INGREDIENTE SECRETO PARA HACER MILAGROS - Adelaida Coaching
979
single,single-post,postid-979,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

MI INGREDIENTE SECRETO PARA HACER MILAGROS

Post 6-10 LOGO

08 Oct MI INGREDIENTE SECRETO PARA HACER MILAGROS

Todo el mundo merece un milagro y todo el mundo desea uno. Yo misma, me despierto cada día con emoción y felicidad dispuesta a vivir milagros. Saltar de la cama con esa alegría es muy importante para mí porque esa emoción me está diciendo que yo estoy segura, segurísima de que hoy se va a producir un milagro en mi vida.

En el post El poder de los milagros, te conté cómo reconocerlos. Puedes revisarlo para recordar cómo se pueden manifestar en tu vida.

Cuando a mí me contaron por primera vez en mi vida que podían ocurrir milagros, mi cara fue un poema. Y mi mente dijo un “sí, claro…” de esos con tono de “no me vendas la moto…” y rápidamente juzgué a la persona que me lo estaba contando. Y es que, mientras estaba observándola y manteniendo aquella conversación, interiormente estaba buscándole los rasgos especiales que según yo, debería de tener toda persona que dice convivir con los milagros. No vi nada especial, a primera vista.

Para mi sorpresa no hacía aparecer cosas, no predecía el futuro y lo acertaba y tenía una casa normal con un trabajo normal. Pero, a medida que me explicaba, me di cuenta de que algo la diferenciaba del resto. Tenía seguridad, confianza y paciencia en la vida. Sus palabras no estaban envueltas en miedo, en dudas o ataques.

En un primer momento dejé de escuchar las bondades de los milagros y me centré en la persona y empecé a ver los resultados de los milagros. Y es que en aquella época yo también quería vivir segura, tener confianza en la vida y, sobre todo, tener la paciencia necesaria para esperar los resultados.

Tras aquella conversación me fui a casa, contenta con mi nuevo descubrimiento y con una nueva palabra en mi vocabulario: MILAGRO. Nunca antes solía utilizar esa palabra y cuando lo hacía siempre era en un tono de burla.

Ahora esta palabra me encanta. Milagro. Milagros.

  • Me gusta porque me llena de poder personal y me da control sobre mi vida.
  • Me gusta porque con ella no voy a la deriva.
  • Me gusta porque me da entendimiento ante las cosas que pasan en mi vida.
  • Y sobre todo, me gusta porque vivo una vida especial dentro de lo que parece que es el caos del mundo.

 

Y es que para mí, es hasta un juego que no deja de sacarme una sonrisa cada día. Ya te he dicho que me despierto cada día con una paciente impaciencia por ver los milagros que viviré.

Un milagro es esa casualidad que te saca una sonrisa y te hace pensar que hoy es un buen día. Click Para Twittear

Lo que quizá no te he contado es que los milagros no se materializaron en mi vida hasta un tiempo después de saber de ellos. Empecé a investigar, estudiar y a ir una vez por semana a sesiones grupales con otras personas para aprender sobre este tema. Pasé por muchas etapas y algunas me dejaron con la boca abierta y otras fueron un desastre.

Hasta que no aprendí a integrar esta forma de vida en mí, los milagros aparecían en mi vida dando luz del mismo modo que desaparecían y me quedaba a oscuras.

Y es que para dejar que tu vida se llene de magia, casualidades y de estar en el lugar apropiado en el momento justo, hay que hacer un entrenamiento mental. Ya te conté cómo dejar que los milagros iluminen tu vida, porque como todo lo nuevo es necesario aprenderlo.

Para aprender sobre los milagros, sólo te voy a pedir una cosa: PACIENCIA.

La paciencia es un regalo que me han traído los milagros y que me han demostrado que la espera tranquila y con confianza da buenos resultados.

Y es que no te puedo asegurar cuándo empezarás a ver los milagros en tu vida pero sí te puedo asegurar que si eliminas el estrés, el ansia y la presión sobre tu vida éstos empezarán a dejarse ver.

¿Qué mágica casualidad te ha ocurrido últimamente?

Reflexiona unos minutos y cuéntamelo en los comentarios para poder ayudarte a distinguir los milagros de tu vida.

 

4 Comentarios
  • maria isabel
    Publicado a las 12:21h, 12 noviembre Responder

    Necesito la paciencia para ver los milagros de mi vida porque seguro los hay pero mi impaciencia los nubla. Tengo mucho que trabajar. gracias por estar ahi.

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 17:08h, 17 noviembre Responder

      Muchas gracias María Isabel, por tus comentario. La paciencia, realmente es la unión de paz + ciencia. Es todo un arte tener la templanza necesaria para ver los milagros que hay en tu vida, porque seguro que los hay. Un abrazo!

  • Ana
    Publicado a las 18:50h, 08 octubre Responder

    EFECTIVAMENTE!!!! Los milagros existen!!! O…si preferís,momentos mágicos…como tb los llamo…es…concentración,en el objetivo…y ya!!!! Resultado a la vista!!!! Bs!!! Y A X ELLOS!!!

    • Adelaida Enguix
      Publicado a las 19:30h, 08 octubre Responder

      Sí Ana, son momentos mágicos que te dejan con la boca abierta pero que no puedes negar que están ahí y que han pasado. Es muy importante concentrarse y pedir desde la abundancia. Muchas veces pedimos mágia desde la carencia y claro.. así bloqueamos los resultados.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo, Adelaida.

Publicar un comentario